Ve, qué de a huevo Arjona

  Texto: Andrés Zepeda (el bobo de la caja)

  Quienes ya no somos tan jóvenes recordamos cómo, en un recital que a mitad de los ochentas ofreció Alux Nahual en el Colegio Alemán, el telonero –nada menos que Ricardo Arjona– fue bajado del escenario a centavazo limpio por aquella concurrencia tan febril como excluyente.

No me extraña, entonces, que poco después haya decidido largarse en busca de una fortuna que no pudo hallar aquí; expulsado, como millones de otros compatriotas, por la falta de oportunidades que le impedían cosechar ese merecido reconocimiento del que ahora goza. Lo que sí me extrañó fue su respuesta publicada el domingo pasado en Prensa Libre: no sé si sentirme aludido en ella; de hecho, ni siquiera estoy seguro de si sea dable hablar de prensa verdaderamente libre en nuestro país.

Como sea, me late que a nuestro máximo orgullo nacional sus familiares (o sus orejas) lo han informado pésimamente acerca de lo que ha venido ocurriendo en Guatemala desde que –sensato que es– optó por hacer maletas e irse de casa.

Llevo casi diez años de no ocuparme de él ni de su música en los desplegados a los que hace referencia, pero en cambio sí me he pronunciado (hace poco y varias veces) en programas de radio aludiendo a las campañas que, como su aparentemente cándida Guatemorfosis, pretenden realizar un bombástico operativo: hacer que la responsabilidad de nuestros problemas se traslade (‘como quien no quiere la cosa’, en clave irresistiblemente optimista, con sabor azucarado y a ritmo de música pop) desde quienes los han ocasionado hacia quienes los padecemos. Ve, qué de a huevo.

De entre una ocurrente colección de imprecisiones, hay en su misiva un señalamiento que considero particularmente grave: ligar nuestra crítica “a los métodos viejos que a ningún lado nos llevaron en el trayecto de nuestra historia”. Mucho cuidado. Hasta donde yo sé, ninguno aquí ha abandonado aún esa trinchera “al regazo de una computadora” (que no siempre es tan cómoda como él supone) para empuñar de nuevo los fusiles. Que quede claro, por favor.

Por lo demás, lo que sí hacemos, cada uno a partir de sus propias limitaciones y lidiando con sus personales filias y fobias, es expresarnos con palabras como también lo hace él.

A propósito, me pregunto: ¿Quién será más resentido? ¿El que insulta de ida? ¿O el que escupe de vuelta tildando a sus agresores de zopilotes voraces, carroñeros, viperinos, arrogantes, panfletarios, malintencionados, inmovilistas y tibios? Fuiste tú, Ricardo.

Y ya que nos pide ideas, aquí le van algunas que al vuelo se me van ocurriendo:

Uno. Ante todo, tomar partido a favor de la libre circulación de esas ideas de las que tanto nos gusta hacer alarde a la hora de señalar cómo otros (siempre son otros) critican, pero (eso dicen) ‘no proponen’. Y ojo, porque asumir un compromiso en pro de la libertad de expresión pasa necesariamente por denunciar cualquier acto de censura; por ejemplo, el protagonizado por Radio Nuevo Mundo el pasado 24 de febrero por presiones de la Pepsi (o de su agencia) y en contra del Grupo Intergeneracional.

¿Así se transforma Guatemala? ¿Es eso ‘no fallarle a mí país’? Ojalá no llegue, él también, a verse algún día silenciado por el oscuro velo de la censura.

Dos. No confundir los ataques que algunos vertieron sobre su persona con las críticas que otros hicimos en referencia a la Pepsimorfosis e iniciativas simi- lares, acaso bienintencionadas pero asimismo engañosas por insuficientes, por conformistas, por resignadas y por reaccionarias.

Tres. Hacer honor a su reciente investidura de artista independiente y deslindarse, en nombre de la dignidad propia y por respeto a sus seguidores, de marcas que –como la Pepsi en nuestro país– operan bajo el régimen de maquilas para eludir obligaciones tributarias y establecen contratos de exclusividad con sus clientes, socavando con ello la libre competencia a través de procedimientos monopolistas.

  Cuatro. Entender que, si de contar “las virtudes de Guatemala en el extranjero” se trata, la tentativa necesita ir más allá de mostrar sus bucólicos paisajes. En cambio, habría que empezar por dotar a las comunidades ubicadas en tan bellos rincones de los servicios necesarios para atender el flujo de turistas atraídos por el video musical del momento, a fin de evitar que más pronto que tarde huyan despavoridos a causa de nuestros alarmantes índices de escasez, insalubridad y barbarie.

Cinco. Combatir la desnutrición infantil, la migración de indocumentados, la violencia y el abandono familiar, la economía informal, el crimen organizado, la conflictividad social y, en suma, la obscena brecha entre opulencia y miseria. ¿Cómo? Yendo a la raíz de los problemas en lugar de exhortarnos, cancerígena Pepsi en mano y encaramado en su Jeep color naranja, a “cambios personales como principio de contagio”.

¿Cuál es la raíz de los problemas? Un sistema económico que favorece a los mismos pocos de siempre en detrimento de las grandes mayorías. Una élite empresarial (de la que él es socio y, por lo tanto, cómplice) atrasada, ignorante, mercantilista, haragana y tacaña. Un Estado inepto y corrupto.

¿Qué hacer para extirpar esa raíz? Fácil de decir, difícil de lograr: mayor participación ciudadana, mejor organización de la sociedad y compromisos –tanto individuales como sectoriales– que vayan más allá de la adscripción a modas y el consumo de marcas.

Ahí se la dejo.

 

Anuncios

24 comentarios en “Ve, qué de a huevo Arjona

  1. Es imposible tratar de criticar una campaña publicitaria si no se critica su imagen, en este caso Arjona. Yo coincido con la idea de que Arjona, al entrar en contubernio con la Pepsi, se vuelve complice de esa campaña aparentemente inocente, como dice el mismo Andrés Zepeda. Y quiero recalcar este punto, porque en realidad este tipo de campañas, en lugar de promover la crítica histórica, apoyan una historia oficial llena de sesgos. En otras palabras, refuerzan la visión del poderoso empresario que es quien en realidad mueve los hilos de nuestos endebles países. Siempre he pensado que el producto artístico en nada debe relacionarse con la ética del artista, porque al artista le corresponde la estética y no la ética. Ahora bien, yo me cuestiono en principio: ¿Arjona es un artista o es un producto de mercado? Como el campo de lo estético es demasiado subjetivo, yo solo me atrevería a preguntar: ¿a Arjona le interesará más expresarse a través de su arte (por muy chusca que sea) o comerciar sus productos? Honestamente, con sus actitudes, más se me parece al ambicioso comerciante que al místico artista que pretende ser. Claro que no tiene nada de malo que sea un comerciante, pero ahora solo falta que por serlo se le coloque un busto (muy a lo provinciano, como solemos hacerlo en este país cuando nos deslumbramos por casi nada) y se le dé las dimensiones épicas de “héroe nacional”. Que haya tratado a sus detractores de comunistas. Esto de verdad me da mucha risa: primero, porque utiliza el término de comunistas como las mismas clases de poder lo han satanizado. Al fin de cuentas, el comunismo es una ideología más entre otras, con sus propios aciertos y desaciertos. Y segundo, porque al tachar de “comunistas y resentidos” a sus críticos (como si dijera que que son rebeldes, inadaptados e inconformistas), se contradice con la propia imagen que quiere venderle a su público: el artista incomprendido, en cierto sentido revolucionario, que tuvo que huir de un país sumido en la peor de las miserias, el profeta en tierra ajena, el profundo pensador (casi de dimensiones mesiánicas) cuyas ideas divergen de un sistema establecido que lo ha marginado. Honestamente, a Arjona le queda muy bien desarrollar su papel de marioneta, no solo por su origen clasemediero, generalmente alienado de la realidad social, sino porque ha sabido jugar muy bien su papel al adular a la industria del espectáculo. Yo no me trago esa historia marginal del incomprendido artista de tercer mundo que emigra a la civilización para darse a conocer. Esto parece más el argumento de una telenovela de Televisa y no la realidad.
    Me parece lamentable que periodistas que se precian de serias, como Marcela Gereda, tengan que disculparse ante su público por pensar como piensa, como lo leí esta mañana. Y me parece irónico que ese público, el inocente y cándido público, la masa amorfa e impensante, que ahora endiosa a Arjona antes lo abuchaba porque era un don nadie. Una muestra más de cómo el público masivo necesita crear sus dioses y se deja deslumbrar fácilmente por los espejismos que ofrece la publicidad

  2. Me parece muy triste y hasta cierto punto ridícula toda la “controversia” que ha generado la campaña de Guatemorfosis. Irónicamente, la campaña misma ha mostrado (nuevamente) uno de los problemas más profundos que tiene Guatemala: la actitud de su gente. Y cuando hablo de actitud me refiero especialmente al pesimismo, a la crítica implacable y destructiva de todo (sea bueno o malo), al resentimiento, a la confrontación y al egoísmo.

    Nos encanta criticar pues creemos que la crítica nos hace más inteligentes, astutos o “buzos” que los demás. Nos da la oportunidad de “sobresalir”, de ser escuchados, aunque estemos diciendo puras babosadas (muchas de las cuales han aflorado con todo este relajo)…

    Nos encanta crear confrontación y división pues llevamos siglos de resentimiento y odio en las venas: “¡¡¡Quinientos años de resistencia!!!” ¿Resistencia a qué, al progreso? ¿A la civilización? ¿A la prosperidad?… Queremos más y mejores oportunidades de trabajo, pero satanizamos a las empresas y a los empresarios, nacionales y extranjeros, que buscan invertir en el país, tildándolos de explotadores, tiranos, oligarcas, etc… mostrando con esto no sólo nuestra ignorancia sino también la envidia que nos da el éxito ajeno…

    Buscamos que las cosas cambien pero no queremos cambiar nosotros o nuestro estilo de vida: “¡¡¡Acaben con la delincuencia!!!”, decimos, pero seguimos comprando cosas robadas o de contrabando…

    Decimos interesarnos por el bien común, pero siempre velamos únicamente por el propio y los demás que se jodan: “Bloqueos en carreteras ocasionan pérdidas millonarias al país”…

    Alabamos a quien, bajo la “ley del más buzo” (sólo en nuestra estúpida mente podríamos haber ideado esto) evade la ley y/o sus responsabilidades como persona o como ciudadano: “Yo sólo compro licas pirata, porque ¿para qué vas a pagar más?”…

    Creo que la idea de “cambiar yo para cambiar lo que no quiero” (como dice Arjona), tiene mucho sentido. Si no queremos pobreza, ayudemos al pobre, creando oportunidades de trabajo, fomentando la inversión nacional y extranjera, dándole servicios básicos, educándolo, dándole acceso a salud, etc. Si no queremos delincuencia, no compremos cosas robadas y denunciemos a los delincuentes. Si no queremos corrupción, no ofrezcamos ni aceptemos sobornos…

    Guatemala tiene muchísimos recursos para salir adelante (naturales y de capital humano), simplemente no hemos sabido explotarlos adecuadamente como nación pues no nos comportamos como tal. Siempre nos movemos y actuamos como parte de algún grupo de interés: maestros, salubristas, estudiantes, ex-Pac, campesinos, etc.

    Si países con recursos naturales limitados como Israel y Japón han salido adelante (muy adelante) ¿cómo es posible que nosotros no lo hayamos hecho aún? Y no me digan que es culpa de la “élite”, pues hasta ellos saben que si un país progresa, si su gente progresa, ellos y sus empresas también progresan.

  3. Definitivamente comulgo con la última opinión y no quiero extenderme: “Si como seres humanos decidimos cambiar de actitud siendo más amables, dando vía, dando las gracias, pidiendo disculpas cuando la ocasión lo requiera, cumpliendo con nuestro trabajo y demostrando que cada centavo que nos pagan como comerciantes, profesionales, empleados o empresarios, nos lo hemos ganado bien, entonces creo las cosas empiezan a cambiar positivamente.
    Somos definitivamente una nación segmentada, solemos unirnos en las inundaciones, cuando la selección gana un par de partidos, para el terremoto (menos mal ya no han habido), para votar en American Idol y para cuanta vaina sea de armar conga y relajo.
    Pienso que lo nuestro debe ser del día a día, y como recuerdo de mi abuelo: hacia las cosas bien, correctamente, sin armar tanto alboroto. Aprendí de su ejemplo.
    Ánimo, chapines, no juzguemos con maldad y antes de hacer comentarios ingratos, actuemos y demostremos con nuestro ejemplo de que estamos hechos.
    Los comentarios hirientes y mezquinos, lo único que provocan son precisamente heridas, y por naturaleza animal reaccionamos atacando.

  4. Hay no que triste pensar que el dicho Nunca se queda bien con todos, se aplica a todo, verdad, apuesto que si hubiera hecho el video y la publicidad en Mexico lo estariamos criticando por no hablerla realizado en nuestro paìs, y lo estariamos tachando de lo peor como compatriota guatemalteco, que pena, pero bueno la verdad, la opiniòn de cada persona es libre y tenemos derecho a opinar lo que sea, pero siempre y cuando sea en pos de algo positivo, yo realmente le agradezco a nuestro artista Arjona en tener el valor de poder colocar en un video, lo que nosotros como guatemaltecos (INGUAT) no podemos hacer, alli tenemos un buen ejemplo: lo del cambio de era con el calendario Maya, ojala podamos promocionar las rutas mayas (Peten) para poder tener màs turismo en nuestro paìs, y empezar por algo, por sentirnos orgullosos de nuestro paìs, eso es algo que le admiro a los Mexicanos, Si tan solo fueramos como ellos tan nacionalistas, no estariamos con estos comentarios que van en contra de lo que realmente es.

    1. Exacto! Acá nadie apoya a nadie, ESE ES EL PROBLEMA, todos creen que por criticar son buzos dijo uno alla arriba. Es envidiable en verdad el apoyo que se dan los mexicanos entre paisanos, y no es de extrañarse que por eso Arjona le halla compuesto la canción primero a Mexico que a su país.

  5. Lo mas triste es todo el revuelo q ha armado esta onda de guatemorfosis, en primer lugar si observan bien el video lo de la marca Pepsi (q x cierto no me gusta) solo es a nivel nacional, si observan con detenimiento el video en el extranjero no promociona para nada esa marca…. pues yo solo se q estoy de acuerdo en que al mundo se le debe mostrar de alguna manera la otra cara del país.
    Y si estoy de acuerdo q tenemos muchos problemas los cuales no se arreglan con mostrar los misticos paisajes de nuestro país. Pero esa problematica es cuestion del Gobierno y ellos son quienes deben actuar. Nosotros los Guatemaltecos podemos poner nuestro granito de arena como mejor lo consideremos para poder cambiar a nuestro país o por lo menos como creemos que puede cambiar.
    Entonces en lugar solo de criticar xq no levantarnos de esa silla incomoda frente a la computadora y salir a ver la realidad del país y pensar de q manera podemos actuar… Porque si bien es cierto es importante dar a conocer la noticia o tu forma de pensar. Pero mi pregunta es que has hecho x guatemala????

  6. Yo creo que la crítica es válida, pero algunos periodístas lo que hicieron fué un bombardeo de insultos y descalificación. Me gusta la periodista Gereda, pero debo aceptar que fué muy grosera y se notaba el odio en su columna de opinión. Gobiernos desastrosos y élites… qué puede hacer Arjona con eso??? Si no nos gusta Arjona, aceptémoslo y ya, por qué no? estamos en todo nuestro derecho….!!! La pregunta mía es, qué debió haber hecho Arjona entonces? Quizá un video con escenas de cama más y violencia?! (entonces talvez si todos contentos).. Además de hacer una campaña….cuál debió haber sido el mejor lema ? (para tenernos a todos contentos) . Verdad que los guatemaltecos nunca estamos contentos con nada!!! Yo estoy consciente que hay cosas que no está en mis manos cambiar, hay situaciones que no está en nuestro poder cambiar y que hay quienes podrían hacer mucho y no tienen la más mínima intención de hacerlo porque no quieren o no les conviene. Pero sé que desde mi medio puedo hacer lo mejor posible por mí, por mi comunidad y por mi país, desde lo mínimo a lo máximo, todos los días y para hacer el chance más fácil, un día a la vez. Yo puedo dar lo mejor de mí, aunque se que hay cosas que no tengo el poder de cambiar. El problema de la corrupción, las élites, la delincuencia y la desnutrición no fueron causados ni por la campaña de Arjona ni por el video Fuiste Tú….De eso estoy segura Fueron Otros!!!

  7. En serio?? Seguimos aprovechandonos de Arjona para q nos lean??? Ya!! En serio busquen otros temas, creo q Guate esta llena de temas y es obvio q a quienes les gusta Arjona no nos van a cambiar por estos articulos y a los q no les parece ni aunque haga lo q haga lo van a aprobar… Asi q a trabajar por hacer una mejor Guate, desde su escritorio se puede!!

  8. Y ahora resulta q Arjona viene siendo el responsable de todo lo malo del pais jajaja….lo q nos pide es un cambio de actitud lo cual es razonable, pero como en la pelicula “El artista” los dinosaurios no quieren progresar , ver el futuro sino quedarse en la comodidad de la critica destructiva … Q pena !! Q lo q mas nos destaque sea lo criticones y destructivo…bien por el video de Arjona, bien por Guatemorfosis!!!

  9. pobres aprendices de periodistas asi nunca pasaran de zope a gavilan, si no es de esta manera nadie los lee porque no se aprende nada bueno. Aunque les duela Ricardo Arjona ya tiene un lugar en el mundo, de millones y millones, jamas a dejado de sentirse orgulloso de ser Guatemalteco, tal como lo muestra en el video y en el anuncio que deja un gran mensaje. Yo lo unico que puedo decirle es GRACIAS RICARDO ARJONA, por creer y amar a GUATEMALA!!! ustedes son unos pobres idiotas seguramente resentidos, que con esa actitud jamas van a sobresalir y menos representar a Guatemala. INEPTOS.

    1. Hola Siomara, antes que nada, no soy ni pretendo ser periodista. Segundo, me alegra el exito ajeno, cuando es producto de esfuerzo, sacrificio y pasión, como bien decimos un “éxito merecido” y pienso que Arjona esta en ese caso. En ningún momento recrimino o lamento su éxito. Bien por él. El escrito trata de una situación totalmente diferente, quizas olvidate de Arjona, y pon otro nombre, eso es lo de menos, y analiza lo que se quiere decir. Eres libre de estar de acuerdo o no.

      1. No jodas, tanto regaeetonero mierda que con esa musica jode a la juventud en Guatemala y vos criticando Arjona en serio aqui lo hunden a uno.

  10. Claro¡¡¡ hay que sentirse orgullosos de las personas que como Arjona, luchan por alcanzar las metas que se proponen¡¡ y en la música no hay fronteras como lo decía?? quien era?? Fronteras por que fronteras?? todos los que conocemos Guatemala, nos encanta ver el video, los paisajes, la naturaleza tan hermosa, su gente tan amable y hospitalaria¡¡ No hagan caso de pleitos y diferencias, los problemas son graves en Latinoamérica, pero los agravamos aún mas con estas actitudes negativas.. ¡Que siga cantando Arjona y haciendo videos en su páis y aquí en México tb, por supuesto¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s