Sobre la Marcha por la Vida y la Familia… Primera parte

Un primer análisis sobre la Marcha por la Vida y la Familia, celebrada el domingo 11 de mayo del 2014, donde nuevamente se pone de manifiesto la falta de enfrentar los problemas de raíz, a la vez de tratar de imponer valores que no necesariamente todos deben compartir.

Va el primer video…

Sobre la Marcha por la Vida y la Familia… Parte 1

Anuncios

Algunas de las cosas que, entre todos, sostenemos.

 

Esta investigación de la Universidad de Berkley demuestra lo que a todas luces reconocemos en personas que creen que su valor es idéntico a los números que refleja su cuenta bancaria. Es su rollo. Lo interesante es cuestionar la ética detrás de todo esto. No digo la de ellos. Cada vez que compramos un producto de los monopolios guatemaltecos (Cervecería Centroamericana, Pollo Campero, Multi Inversiones, Cementos Progreso, etc) o internacionales (Claro y el Sr. Slim) contribuimos a sostener al ya famoso “0.001%”, a los “happy few”. ¿Qué pasaría si diversificaramos nuestras compras o nos abstuvieramos de ciertos productos para manifestarnos contra los monopolios y los ridículos aranceles de este país de pocos? Parece que tenemos que jugar con sus mismas cartas, a saber, dónde ponemos el dinero y qué objetos compramos o comemos. ¿Se ha preguntado por qué a ellos se les otorga el derecho de pagar menos impuestos pero no es legítimo que las condiciones laborales sean mejores? Escatiman hasta el último centavo (a pesar de tener tanto) para pagar menos, para no tener a los trabajadores en planilla, para no pagar prestaciones.  O  ¿por qué grupos de campesinos no pueden manifestarse en contra del alto precio de la luz sin que haya, al menos, un par de muertos? No está mal que haya quien tenga más. Es ilusorio pensar que todos tuviéramos exactamente lo mismo. A lo que voy es que hay una minúscula población en Guatemala que es dueña de casi todo y aun así quiere más… Y nosotros, se lo damos.

 

Claudia González