Otra perspectiva más sobre la Ley Monsanto

Escrito por Heini Villela Schneebeli

Cuando se negoció el TLC con EE. UU., una de las discusiones más fuertes en aquel entonces fue sobre el maíz. ¿A qué se debía esto? Básicamente, por un lado, estaban los productores de maíz agrupados en una organización que se llama Comisión Nacional de Granos Básicos (CONAGRAB) y, por el otro, estaban los productores avícolas, el productor porcino y la asociación de productores de huevos. Las posiciones eran muy sencillas: la CONAGRAB decía que si se negociaba la importación libre de maíz, muchos pequeños productores se irían a la quiebra. Por el lado de las empresas, se decía que en Guatemala era muy caro producir maíz (componente esencial del alimento para animales) y que no era posible competir si se debía pagar más caro localmente que importándolo. Al final, el maíz quedo libre para importarse. La decisión se basó en que la gran producción local de maíz era para alimentación propia del campesino y que realmente era poco el maíz que se producía para alimentación de animales.

Han pasado más de 9 años desde que se firmó el TLC. Ahora, nuestros honorables diputados aprobaron una ley donde se permite el registro como propiedad intelectual del ADN de las plantas, aparte de la comercialización de semillas genéticamente modificadas y por casualidad dentro de la misma ley, se aprueba un préstamo para el Ministerio de Comunicaciones. En fin, la cuestión es que esta ley se vuelve nociva contra la libertad y atenta contra la propiedad privada.

La forma en que se siembra maíz en Guatemala es que el agricultor toma una parte del maíz que cosecha y lo guarda para la siguiente siembra. Así ha sido por siglos y esto ha permitido que el país tenga el banco genético natural de maíz más rico a nivel mundial. Debemos hacer notar que para generar el grano, el maíz debe ser polinizado, y el polen que llega a la planta puede viajar varios kilómetros. Esta es una característica del polen del maíz precisamente, que la planta al liberar polen, permite que viaje por largas distancias y polinice plantas de maíz de otras personas. Ahora, nuestro Congreso, con saber qué oscuras intenciones e intereses, decide regular un proceso natural y darle carácter de propiedad privada. ¿De qué manera lo permitirá?

Cuando un agricultor en su parcela A siembre maíz transgénico, al entrar en la etapa de polinización, el polen que producirá viajará a parcelas vecinas. Supongamos que a 1 kilómetro hay otro agricultor sembrando maíz en la parcela B. Él nunca sabrá, ni tendrá conocimiento de que su maíz está siendo polinizado con el material genético del maíz de la parcela A. Cuando llegue la cosecha, como se ha hecho por siglos, guardará una parte del grano para utilizarlo como semilla y en la siguiente siembra, estará sembrando maíz con el material genético de la parcela A. Con la ley que aprobó el Congreso se permitirá que la empresa que vendió la semilla al agricultor A no solo le cobre la semilla al agricultor B, sino que además podrá demandarlo. El agricultor B, después de esto, se verá obligado a tener que comprar la semilla a esta empresa siempre que quiera sembrar, porque no podrá saber si la semilla que usa lleva material genético de dicha empresa. O sea, la lindura que el Congreso aprobó es que uno al sembrar cualquier planta en su propiedad, no solo maíz, se hace responsable por la contaminación de otra persona, que sembró fuera de la propiedad, plantas con material genético de una empresa, que uno no desea tener. Es decir que se le adjudica la responsabilidad penal a la persona que sufre la contaminación de sus plantas con material genético que no quería, mientras que se le dan todos los derechos a la empresa que vende el material que viola la propiedad privada de los agricultores que no la desean comprar.

Aparte de todo lo anterior, si ya hace 15 años se había justificado que la cantidad de maíz que Guatemala podía producir era nula en términos de competencia, ¿qué interés se tiene ahora el quitarle lo poco que le queda al agricultor?

Así es como en Guatemala se defiende la propiedad privada, pero sólo de algunos, el resto nos quedamos cada día con menos derechos.

Anuncios

2 comentarios en “Otra perspectiva más sobre la Ley Monsanto

  1. Excelente análisis y que bueno que hay personas que escriben que no han sido absorbidos y comprados por este injusto sistema político

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s